NACIONALES | Argentina | coronavirus | pandemia

¿Por qué algunos países saldrán mejor de esta pandemia que Argentina?

Por Darío Lopérfido.

A diferencia de lo que el discurso político y demagógico, característica principal de los gobiernos populistas, quieren imponer en los medios de comunicación, la realidad es que la recuperación post pandemia en Argentina, podría demorarse mucho más de lo que se cree.

Hay varios factores para analizar que defienden esta tesis, pero enfoquémonos en los principales: resulta increíble tener que explicar esto, pero es una vulgaridad intelectual comparar estrategias y resultados establecidas por otros países, solo basándonos en una crítica sanitarista al 100%. Es sabido que el presidente Fernández criticó duramente a Suecia por la cantidad de contagios que se estaban desarrollando en su país y cómo sus mandatarios no actuaban acuartelando por completo a sus ciudadanos. Lo interesante de esto es que, para sorpresa de muchos, Argentina tiene hoy casi 30.000 contagiados más que Suecia.

Obviamente, la recesión económica se hará sentir en cualquier región del mundo, pero en unas menos que otras. Siguiendo con el ejemplo de Suecia, se estima que el país nórdico, a pesar de haber sufrido con 76.000 contagiados por COVID-19, sufrirá una recesión de 7% de su PBI, mientras que, en Argentina, podemos estar hablando tranquilamente de una caída del 15%. De igual manera que sus caídas, la recuperación también será diferente y este será el principal indicador entre los países más sólidos y países inestables económica/política y jurídicamente. Mientras que la economía europea ya está mostrando señales de recuperación, Argentina aún está cavando pozos para seguir cayendo o lo que es peor, manipulando datos para maquillar tal crisis.

Incluso podemos analizar un caso que sanitariamente es peor: Estados Unidos. El país gobernado por Donald Trump es sin duda, hoy por hoy, uno de los países más afectados por la pandemia, sin embargo, con el virus y todo aun generando efectos negativos, USA se las arregló para crear un total de 7,5 millones de puestos de trabajo privados entre mayo y junio.

¿Como puede ser que uno de los países más afectados por el coronavirus esté mostrando tal recuperación? Tres factores: Confianza política, confianza económica, confianza jurídica. En Argentina, no tenemos ninguno.

Nuestro país, a pesar de todas las riquezas naturales y gran potencial de explotación, sufre de un terrible mal en su haber y es que la mayoría de las veces, buscará estafar a sus acreedores, inversores, violar la propiedad privada o devaluar el sueldo de las personas sin siquiera dudarlo solo para solucionar errores que ellos mismos generaron.

Analicemos un par de ejemplos: con el presidente Duhalde a cargo en 2002 se establece una mega devaluación del peso argentino para “cuidar la industria argentina” - “la devaluación está descontada en el país. por lo que les pido a todos patriotismo para evitar aumentos de precios". La realidad es que luego de su discurso el peso se devaluó casi un 30% de un día para el otro, matando cualquier tipo de inversión vigente. Es muy difícil apostar por un país que no sabe valorar el esfuerzo y trabajo de cada persona.

En cuanto a violaciones constitucionales y a la propiedad privada, podríamos hacer una larga lista asociada al accionar kirchnerista. El último gran acto fue el terrible intento de expropiación de Vicentin, un acto sumamente estratégico, por el cual se le permitiría al estado tener un gran control del mercado de granos. Más allá de que la intervención propuesta era sumamente inconstitucional, la sorpresa hasta para el poder vigente fue cómo, a diferencia de lo que creían, la gente no salió a festejar, sino que salió a plantar batalla ante el atropello estatal. Claramente, el pueblo se cansó de ser pisoteado y ya no es el mismo pueblo manso que el kirchnerismo conoció en 2012.

Políticamente y en cuestiones de Seguridad, Argentina debería estar clasificados como uno de los más corruptos y peores preparados no solo de la región, sino del mundo. Para entender un poco más: el sitio de 100 reporters (ONG que se encarga de investigar la corrupción a nivel mundial) coloca en segundo lugar en su lista de mandatarios más corruptos a la vicepresidente argentina, Cristina de Kirchner, justo debajo del sandinista nicaragüense, Daniel Ortega. En su descripción de la vice presidente argentina, la ONG pone: "Incluso antes ser elegida presidente de Argentina, Cristina Fernández de Kirchner cargaba con la niebla de la corrupción. En el caso más famoso, un emisario de Hugo Chávez, presidente de Venezuela, fue descubierto en el aeropuerto de Buenos Aires con un maletín lleno de US$ 800.000 en efectivo, destinado, según le contó más tarde al FBI, para apoyar la candidatura presidencial de Kirchner (Cristina). Kirchner negó la acusación. En Argentina, muchos cuestionan la enorme fortuna acumulada por Cristina de Kirchner y su esposo Néstor desde que asumió el cargo público. Su declaración de patrimonio personal asciende a US$ 13.800.000, frente a los US$ 500.000 que ostentaban cuando la pareja entró por primera vez la política nacional. Kirchner cita ingresos de bienes raíces y hoteles que la pareja había comprado para explicar el porcentaje de rendimiento en la cartera de inversión 2600 de la pareja. Observadores de corrupción se quejan de que su gobierno ha neutralizado la supervisión del gobierno, dando mensajes de auditoría a compinches comprometidos por conflictos de intereses. El resultado: los casos de corrupción tienen un promedio de 14 años para pasar a través del sistema, según el Centro sin fines de lucro para el Estudio y la Prevención de los Delitos Económicos, y sólo 15 de 750 casos han dado lugar a condenas".

¿Quién diría que nuestra ex presidente y actualmente vicepresidente es una de las políticas más corruptas del mundo? Nadie está sorprendido. La inexplicable fortuna de Fabián Gutiérrez lograda con un puesto de asistente de CFK es una postal del kirchnerismo. Su muerte violenta será investigada por funcionarios judiciales que son familiares de CFK. El mundo mira espantado y asombrado este tipo de casos.

Las causas que explican por qué Argentina no se recuperará de igual manera que otros países, son muchas. Desde las índole políticas, económicas, jurídicas y de seguridad, hasta de capacidad de recursos humanos podemos hablar. Hace pocos días, la vicejefa de gabinete, Cecilia Todesca, salió en los medios de comunicación a decir que la emisión monetaria no es la culpable de la inflación en Argentina. Parece una ridiculez propia de un mal chiste, pero es la realidad. Y lo peor de esto, es que en Venezuela opinan lo mismo.

No me gusta decir “somos Venezuela” porque la realidad, es que el pueblo argentino aún se aferra a la defensa de sus pilares básicos como sociedad libre, pero sin duda, sí seguimos bajo este camino político planteado por el oficialismo kirchnerista, terminaremos viviendo las mismas crisis que se vive en el país gobernado por el amigo de Fernández, Nicolás Maduro.

La diferencia de nivel intelectual y de calidad democrática entre gobiernos se puso de manifiesto con unas declaraciones del presidente uruguayo Luis Lacalle Pou que se diferenció de Argentina sosteniendo: “Yo no estaba dispuesto a obligar a los uruguayos a confinarse en un Estado policíaco. No se puede meter preso al que trata de ganarse el peso”. Uruguay fue muy exitoso en la lucha contra el virus. Y muchas empresas se están instalando en ese país. La recuperación uruguaya será muy rápida. Lacalle llama a Maduro “dictador” y CFK lo tiene de amigo. Eso también lo ve el mundo.

Por Darío Loperfido, vicepresidente del partido MejorAR.

BUENOS AIRES, NA
NOTA COMPLETA PARA ABONADOS
https://www.facebook.com/AgenciaNA
https://twitter.com/NAagencia

Dejá tu comentario