ECONOMIA | China | Estados Unidos | Construcción

Estados Unidos acusa a China de "corrupción" y de "amenazar la soberanía" de "naciones de todo el mundo"

El Departamento de Estado asegura que las inversiones chinas generan "daños ambientales" y una "deuda insostenible" a otros países

El Gobierno de los Estados Unidos endureció su postura contra el de la República Popular China y advirtió que sus inversiones generan “daños ambientales” y una “deuda insostenible” a los países receptores, en una nueva crítica de la administración de Donald Trump al avance de los asiáticos a escala mundial.

La crítica se centró en “las empresas de construcción” agrupadas en la China Communications Construction Company (CCCC), que si bien realiza inversiones en varios países “entrega una construcción de mala calidad, abusos laborales, deuda insostenible y daños ambientales en su lugar”.

Entre los países que Estados Unidos asegura que fueron perjudicados por inversiones chinas figuran Ecuador, Malasia, Kenia, Sri Lanka y Filipinas, entre otros.

En un artículo que el Departamento de Estado publicó en su portal Share America, su editora Leigh Hartman remarcó que la CCCC está avanzando en la expansión militar “en el Mar de China Meridional a través del dragado a gran escala, la construcción y la militarización de islas artificiales y puestos avanzados en disputa”.

La crítica publicada en lo que se presenta como “la plataforma del Departamento de Estado de los Estados Unidos para comunicar la política exterior estadounidense en todo el mundo” muestra una profundización del enfrentamiento entre las dos principales potencias económicas del siglo XXI y, además, la preocupación del gobierno de Trump por el crecimiento de la presencia china como competidor en todos los continentes.

Al respecto, Hartman citó en su artículo al secretario de Estado, Michael Pompeo, quien sostuvo el 26 de agosto pasado que “CCCC y sus subsidiarias se han involucrado en corrupción, financiamiento depredador, destrucción ambiental y otros abusos en todo el mundo".

image.png

“No se debe permitir que la República Popular China utilice la CCCC y otras empresas estatales como armas para imponer una agenda expansionista", agregó por entonces Pompeo.

El secretario de Estado advirtió que las inversiones de la CCCC, comprendidas en el plan One belt, one road (Un cinturón, un camino) “pueden verse bien desde el principio”, pero luego los países receptores, dijo, descubren que “el compromiso que el Partido Comunista Chino hizo para cumplir, ya sea en una carretera o un puente o en un proyecto de infraestructura como una presa, resulta que a menudo se les vendió una verdadera factura de bienes".

En ese sentido, Hartman subrayó que “cinco filiales de la CCCC se encuentran entre las dos docenas de empresas estatales de la República Popular China que el Departamento de Comercio de los Estados Unidos el 26 de agosto por construir puestos militares en el Mar de China Meridional que pisotean la soberanía y dañan el medio ambiente”.

Asimismo, señaló que las 34 empresas afiliadas a la CCCC “se han enfrentado a acusaciones de todo tipo, desde sobornos y construcción de baja calidad hasta explotación de trabajadores”.

“Respaldado por el Partido Comunista Chino, CCCC viola los derechos de todos sus competidores y no está sujeto a las normas internacionales de transparencia o rendición de cuentas por parte de la República Popular China”, añadió.

BUENOS AIRES, NA
NOTA COMPLETA PARA ABONADOS
https://www.facebook.com/AgenciaNA
https://twitter.com/NAagencia

Dejá tu comentario