Sociedad |

El arzobispo emérito de Tucumán ya es cardenal

El arzobispo emérito de Tucumán, Luis Héctor Villalba, fue ungido hoy miembro del Colegio de Cardenales por el Papa Francisco, aunque no podrá participar de la elección de un futuro sumo pontífice por su avanzada edad.

De esta manera, será el cuarto argentino dentro del colegio cardenalicio, ya que actualmente están Estanislao Karlic, Mario Poli y Leonardo Sandri.

Villalba es un amigo personal del sumo pontífice, ya que trabajó muy cerca de Francisco cuando el por entonces Jorge Bergoglio fue presidente de la Conferencia Episcopal Argentina y él, vicepresidente primero.

Durante la oficialización de los nuevos cardenales, realizada en la Basílica de San Pedro, estuvieron presentes el titular de la Cámara de Diputados, Julián Domínguez, y el embajador argentino ante la Santa Sede, Eduardo Valdés.

"Que el pueblo de Dios vea siempre en nosotros la firme denuncia de la injusticia y el servicio alegre de la verdad", instó el papa a los nuevos cardenales, según consigna la agencia AFP.

Pese a la solemnidad del acto y del lugar, Francisco recordó a los nuevos purpurados que "el cardenalato no es una distinción honorífica, ni un accesorio o condecoración" sino "un punto de apoyo y un eje para la vida de la comunidad".

En su breve discurso, el Papa trazó el perfil del purpurado de su pontificado: un religioso que conoce "la magnanimidad", que "ama lo que es grande, sin descuidar lo que es pequeño", que conoce "la benevolencia", que vive "en la caridad" y es "descentrado de sí mismo", explicó.

Buenos Aires, NA.

NOTA COMPLETA SOLO PARA ABONADOS.

Dejá tu comentario