DEPORTES |

Enfoque: Lanús, de club modelo a terreno fértil para la violencia en el fútbol

Por Emiliano Rodríguez

Otra vez la barbarie golpea al fútbol argentino en general y al club Lanús en particular, con la salvaje agresión de un barra de la entidad al mediocampista Matías Fritzler al término del partido de este domingo.

El ataque, tan brutal como cobarde, deja en evidencia que Lanús, esa entidad considerada como "modelo" en algún momento por el equilibrio de sus finanzas y el sostenido desarrollo de su infraestructura, también parece haberse convertido en un territorio fértil para la violencia.

¿Por qué? Porque el hincha que golpeó a Friztler al término del partido que ganó Argentinos Juniors por 1 a 0 en el sur del Gran Buenos Aires mantiene aceitados vínculos con la Subcomisión del Hincha, una especie de nexo entre los dirigentes del club y la barra brava "granate", según averiguó NA.

Matías Fadiga -el hombre que atacó al futbolista- ya no se ubica en el paravalanchas para seguir los partidos de Lanús, sino que ahora tiene una butaca en la platea principal del club, junto a otros socios integrantes de la mencionada Subcomisión.

Son hinchas que organizan actividades dentro del club para simpatizantes "granates", de igual modo que viajes al exterior cuando Lanús disputa encuentros por alguna copa internacional fuera de casa, pero se destacan especialmente por mantener una relación preferencial con los dirigentes.

Allegados al club del sur bonaerense dijeron a Noticias Argentinas que se trata de personajes harto conocidos en la institución, pero que pueden cometer perfectamente una salvajada después de haber presenciado un partido sentados en la platea con su carné de socio al día.

Eso fue lo que ocurrió este domingo, cuando después de un breve cruce de palabras apenas finalizó el partido entre Fritzler y el barra/plateísta Fadiga, el forajido hincha de Lanús esperó al mediocampista a la salida del vestuario y le aplicó un puñetazo en el rostro, cuando el jugador se disponía a firmar autógrafos y tomarse fotografías con un grupo de niños que lo estaba aguardando.

Ese irracional ataque podría costarle a Lanús una sanción y su estadio podría ser suspendido: en el próximo encuentro como local, el "Granate" recibirá al encumbrado Boca, después de visitar a Banfield en la próxima fecha, en una edición del clásico del sur del Conurbano bonaerense.

Esta vez no fue una interna de la barra brava la que sacudió los cimientos de este presunto club "modelo" -como ocurrió en mayo de 2012 con la muerte a balazos de Daniel Sosa, de 21 años, en la mismísima puerta del estadio-, sino que la agresión a Fritzler provino de alguien a quien muchos conocen puertas adentro del club, incluso los dirigentes.

Tan conocido es Fadiga en Lanús que rápidamente desactivó su cuenta en Facebook tras golpear al "Polaco" y huir del club, probablemente advertido por decenas de llamados telefónicos a su celular que la noticia del ataque había corrido como reguero de pólvora y que su foto, apenas minutos después del puñetazo, ya estaba colgada en los principales portales de internet.

¿Se harán cargo los dirigentes de Lanús de lo sucedido este domingo allí mismo frente a sus narices? Al menos el primer paso está dado: expulsar al agresor de la entidad.

Buenos Aires, NA.


BUENOS AIRES, NA
NOTA COMPLETA PARA ABONADOS
https://www.facebook.com/AgenciaNA
https://twitter.com/NAagencia

Dejá tu comentario