Sociedad |

Gatillo Fácil: un comisario fue condenado a 14 años en Rosario

Lo hallaron culpable de haber asesinado de un tiro por la espalda a un joven que había detenido por un robo y por haberle plantado un arma.

Un comisario de la Policía de Santa Fe fue condenado a 14 años de prisión por la Justicia de Rosario por matar en el año 2011 de un disparo por la espalda a un joven que había sido detenido por un robo, en la localidad de Pueblo Esther.

La condena recayó sobre el comisario Mario Daniel Urquiza, quien fuera el jefe de Logística de la Policía de Acción Táctica (PAT) de Rosario, en el momento del hecho.

La sentencia fue dictada por el juzgado en lo Penal de Sentencia N° 2 integrado por los jueces María Isabel Mas Varela, Edgardo Fertitta y Julio Kesuani, quienes encontraron a Urquiza culpable de "homicidio calificado" en cuanto al crimen del joven de 19 años, y de "falsedad ideológica de documento público y portación ilegal de arma de fuego de uso civil" por haberle "plantado" un arma de fuego a la víctima.

El próximo miércoles 22, los magistrados darán a conocer los fundamentos del fallo, momento en el cual empezarán a correr los plazos legales para las correspondientes apelaciones de las partes, según la información difundida por el diario La Capital.

El hecho que se juzgó es el crimen de Sergio Ezequiel Luján, quien tenía 19 años cuando pereció baleado por la espalda, la noche del 2 de diciembre de 2011.

Todo se inició cuando por un llamado se alertó a la subcomisaría 11 de Pueblo Esther sobre el intento de asalto a un comerciante.

Dos policías llegaron al lugar, en Juan Domingo Perón y Venezuela, y observaron como dos jóvenes salían corriendo en distintas direcciones.

El comisario Urquiza atrapó a uno de los prófugos, que resultó ser Luján, lo redujo y se lo llevó en la patrulla.

Mientras participaba de la búsqueda del cómplice, el joven, que no se encontraba esposado como marca el procedimiento, intentó escaparse, pero fue baleado por la espalda y murió en el hospital de Villa Gobernador Gálvez, adonde lo había trasladado el mismo móvil que lo había detenido.

En el inicio del juicio, Urquiza reconoció que al joven de 19 años le "plantaron" un revólver de calibre 22 y que cuando fue baleado corría desarmado.

También aseguró que tropezó y se le escapó el disparo que terminó con la vida del muchacho, mientras que adujo haber sido "mal aconsejado" y explicó su falso relato en su "miedo" a perder el trabajo.

Rosario, NA.

NOTA COMPLETA SOLO PARA ABONADOS.

BUENOS AIRES, NA
NOTA COMPLETA PARA ABONADOS
https://www.facebook.com/AgenciaNA
https://twitter.com/NAagencia

Dejá tu comentario