Sociedad |

Clausuraron tres boliches bailables en la Costa Atlántica

Buenos Aires, 1 febrero (NA) Tres reconocidos boliches bailables de la Costa Atlántica fueron clausurados este fin de semana luego de determinarse que los verdaderos dueños se ocultaban detrás de testaferros de bajos recursos económicos para evadir el pago de impuestos.
Según informó la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP), encargada de las clausuras, se trata de los complejos bailables Pueblo Límite, de la localidad de Villa Gesell; de Club Sol, de San Bernardo; y de Boutique Club de Mar, de la ciudad de Pinamar.
Según informaron voceros de la AFIP en un comunicado, los verdaderos dueños utilizaban a testaferros y presta nombres de bajos recursos para evadir el pago de impuestos; y también explotaban los locales bajo el nombre de monotributistas registrados en la categoría más baja.
Pueblo Límite, de Villa Gesell, fue clausurado luego que se detectara que 60 trabajadores vivían en el lugar en condiciones de hacinamiento y por lo cual se presentó una denuncia penal ante el Juzgado de Dolores por posible reducción a la servidumbre y además, se notificaron las irregularidades al Ministerio de Trabajo de la Nación.
En el procedimiento realizado este domingo por la madrugada se detectó que los trabajadores, provenientes de distintas provincias, cobraban 5.500 pesos mensuales, todos dormían en habitaciones de 4 x 7 metros repletas de camas cuchetas y en malas condiciones de higiene.
Por el hecho se notificó al municipio de Villa Gesell, para que revisen la habilitación ya que un comercio no puede ser utilizado como vivienda y para que reclamen las tasas municipales adeudadas.
La investigación detectó que los dueños utilizaron al menos a cuatro personas jurídicas y seis personas físicas como testaferros o presta nombres y todos de bajos recursos económicos.
Uno de ellos, según se informa en el comunicado de la AFIP, es un monotributista categoría B, la más baja del régimen, con domicilio fiscal coincidente con otros 540 contribuyentes y que ni siquiera tiene una cuenta bancaria ni tarjetas de crédito, y cuyo único bien personal declarado es un ciclomotor valuado en 11.000 pesos.
Otro de los supuestos empresarios de la noche tiene 19 años y no está inscripto en la AFIP; además no posee ningún bien a su nombre, ni tarjetas de crédito y cuentas bancaria.
La lista de empresarios se completa con un enfermero que hasta mediados del año 2012 trabajó en diferentes instituciones de salud por un salario promedio de 2.100 pesos.
El Juzgado Federal de Dolores a cargo del juez Alejo Ramos Padilla validó las pruebas contundentes que se presentaron y confirmó la clausura efectiva del complejo, que cuenta con cuatro restaurantes: Club Museum, More Bar, Reina, Cheers; y las discos, Vibe, The Roxy, You y Terrazas.
En el mes de diciembre pasado, Pueblo Límite había sido clausurado por 7 días luego de comprobar que no emitían facturas.
La investigación por las irregularidades abarca los períodos fiscales 2013 y 2014, donde se acusa de evadir el pago de impuestos correspondientes a 17 millones de pesos recaudados.
Ante la posibilidad de que la maniobra comprenda lavados de activos, también se emitió un Reporte de Operación Sospechosa (ROS) a la Unidad de Información Financiera (UIF) y suspendió preventivamente las CUITs de todos los contribuyentes.
En tanto que en el complejo Club Sol, de la localidad de San Bernardo, se logró comprobar que el dueño del establecimiento se ocultaba detrás de jóvenes insolventes.
Allí se detectó que se utilizaban como testaferros a cinco jóvenes monotributistas, de entre 19 y 24 años, detrás de los cuales se ocultaba Gustavo González, el verdadero dueño.
En ese complejo, se estima una evasión impositiva y previsional de 1,1 millón sólo en el mes de enero.
Las investigaciones determinaron que González cedía "de manera gratuita" la explotación de un local bailable a los cinco jóvenes monotributistas.
Los investigadores comprobaron que las altas de los cinco monotributistas fueron realizadas todas juntas en el mismo día y horario, y desde la misma computadora en diciembre de 2014.
Y por último, Boutique Club de Mar, de la ciudad de Pinamar, fue clausurado porque continuaba operando a pesar de tener su CUIT inhabilitado, luego que se detectara que el dueño utilizaba a un testaferro para evadir el pago de impuestos.
GO/JA/GAMX

NOTA COMPLETA SOLO PARA ABONADOS.

Dejá tu comentario