INTERNACIONALES |

Japón: contaminación radiactiva llegó al mar

El fenómeno ocurre a raíz de la crisis nuclear que se produce tras el sismo y el tsunami.

La contaminación radiactiva en la accidentada central nuclear japonesa de Fukushima reaviva los recuerdos del espanto en Hiroshima, blanco de una bomba atómica estadounidense el 6 de agosto de 1945.

"La radioactividad me aterroriza", dice Sunao Tusobi, un octogenario "hibakusha", término que designa a los sobrevivientes de las dos únicas bombas A arrojadas contra blancos humanos (la segunda cayó tres días después sobre Nagasaki).

La fuga de material radiactivo de Fukushima "nos ha despertado un fuerte pavor", indica Sunao.
"La radiación daña los genes y el ADN. Esto es algo que ningún médico puede solucionar. No existe un remedio adecuado para la exposición a la radiación", subraya el anciano.

En su oficina, ubicada cerca del Memorial por la Paz de Hiroshima, Sunao extrae una fotografía de su escritorio, realizada tres horas despúes de la explosión. En ella se aprecia a unos estudiantes, entre los que se encuentra él mismo, con la piel que se les despelleja debido a la radiactividad.

Para aliviar su dolor indescriptible, los soldados les embadurnadaron con aceite de cocina. Las escenas apocalípticas muestran la pesadilla que generó la bomba que cayó del cielo.

Hiroshima, Japón, AFP/NA.


Dejá tu comentario