DEPORTES |

Doce años de prisión para exbarra, condenado por homicidio

El exlíder de la barra brava de River, Alan Schlenker, fue condenado a 12 años. Va preso por el crimen de un dealer en Munro. Ya tenía una sentencia por la muerte de Gonzalo Acro, otro integrante de la hinchada millonaria. Un personaje controvertido, violento pero de discurso cuidado y elegante para el mundo con el que vivía relacionado. Fue terror en la primera década del siglo.

El exlíder de la barra brava de River Alan Schlenker fue condenado hoy a 12 años de prisión, con inmediata detención, luego de que el Tribunal Oral N° 6 de San Isidro lo declarara culpable del crimen de Mario Sansi, un supuesto vendedor de drogas que en 2001 murió al recibir diez disparos.

En decisión unánime, los jueces del TOC número 6 ordenaron la detención inmediata de Schlenker, quien se retiró esposado y escoltado por la policía de la sala en la que fue juzgado.

Esta es la segunda condena que recibe el exbarra luego de que en septiembre de 2011 fue penado a cadena perpetua por el asesinato de otro hincha caracterizado como Gonzalo Acro.

Los fiscales de San Isidro, Patricio Ferrari y Matías López Vidal, consideraron a Schlenker, de 38 años, como autor del "homicidio agravado por el uso de arma" de Mario Alfredo Sanzi (19), alias "El Gordo Popó", y habían pedido una pena de 18 años.

En declaraciones a la prensa, Sebastián Rodríguez, abogado del condenado, afirmó: "No esperábamos un fallo absolutorio porque la acusación era grave, aunque consideramos que esta prueba la tenía antes de ser juzgado".

Mario Sansi era, según indicaron testigos, un vendedor de drogas que en el momento de su muerte tenía apenas 21 años.

Fue en la Villa Borges del barrio de Munro donde en medio de una emboscada recibió diez disparos que terminaron con su vida.

Según comprobó la Justicia, los mismos fueron realizados por Alan Schlenker en venganza por una pelea que el fallecido había tenido días antes con William, su hermano menor.

Buenos Aires, NA.

NOTA COMPLETA SOLO PARA ABONADOS.

Dejá tu comentario