ECONOMIA |

La AFIP aprieta el torniquete y hay quejas por la presión fiscal

Al mismo tiempo, crece la polémica por la elevada presión fiscal ya que un 30 por ciento se lo lleva el Fisco.

La presión fiscal es motivo de polémica en la Argentina, ya que mientras organismos internacionales advierten que es la segunda más alta de la región, el Gobierno cambia el eje y la compara con países como Dinamarca -cuyas prestaciones sociales y sanitarias cumplen estándares de alta calidad- para señalar que es "una de las más bajas del mundo".

El "costo impositivo" en el precio de diferentes bienes y servicios se encuentra en niveles muy elevados en la Argentina, superando el 30% del precio que paga el consumidor por los mismos, según un informe del especializado instituto de análisis fiscal IARAF.

La presión en la Argentina es más fuerte aún porque existen gravámenes que se superponen a nivel nacional, provincial y municipal, en afán de recaudar para financiar, por ejemplo, estructuras políticas.

Así, en varios distritos decidieron crear sus propios gravámenes, como un adicional sobre los combustibles y a la exhibición de marcas en góndolas, que viene siendo objetado por la Nación y las Provincias, y es motivo de controversias con la cámara alimenticia COPAL.

La provincia de Buenos Aires es un ejemplo de esta distorsión, donde la mayoría de los partido del conurbano norte agudizaron la creatividad a la hora de sumar tasas y contribuciones, y son imitados por otros distritos en todo el país.

Buenos Aires, NA.

NOTA COMPLETA SOLO PARA ABONADOS.

Dejá tu comentario