INTERNACIONALES |

La bacteria E.coli siembra muerte y discordia en países europeos

Se trata de una cepa muy rara y afecta a las verduras, consumidas en Alemania y producidas en España.

La cepa de la letal bacteria E.coli, que ha matado a 18 personas en Europa, de ellas la mayoría en Alemania, es "muy rara" y hasta ahora no había provocado ningún brote infeccioso, aseguró este jueves la Organización Mundial de la Salud (OMS). Al tiempo que las investigaciones continúan para identificar el origen todavía desconocido de la contaminación, la OMS aseguró en Ginebra que "la cepa, aislada en los casos del brote infeccioso en Alemania nunca se había visto en un brote antes", aunque se había detectado "en casos esporádicos pero muy raros".

Para añadir más confusión a la situación investigadores de la Universidad de Hamburgo-Eppendorf, que lograron en colaboración con la empresa china de biotecnología BGI-Senzhen secuenciar el genoma de la bacteria, publicó un estudio según el cual la cepa es "totalmente nueva", particularmente agresiva y resistente a los antibióticos. Alemania anunció un nuevo fallecimiento, el de una mujer de 81 casos, elevando a 17 los muertos por este brote en ese país. A esa cifra hay que sumar la de una mujer fallecida en Suecia, anunciada el martes por las autoridades del país nórdico.

Gran Bretaña anunció este jueves haber registrado casos de infección por la bacteria E.coli (ECEH), en todos los casos en personas que habían estado recientemente en Alemania. El consumo de verduras sigue resistiéndose en Europa, pese a que los pepinos españoles acusados de propagar la bacteria fueron exculpados el martes por las autoridades alemanas. El vector de transmisión de la bacteria sigue siendo un misterio.

Los daños a la agricultura española son considerables y las exportaciones de verduras se han hundido. El presidente del gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, reclamó este jueves a la Unión Europea "indemnizaciones por los prejuicios causados". El miércoles, su ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, hablo de la posibilidad de una demanda contra las autoridades de Hamburgo, norte de Alemania, por su "clamoroso error" al atribuir el origen de la contaminación a productos españoles.

Holanda, Alemania y Portugal también reclamaron ayudas para sus agricultores. El presidente de la federación alemana de agricultores, Gerd Sonnleitner, cifró las pérdidas del sector en Alemania en 30 millones de euros semanales (43,5 millones de dólares). La situación de los productores se agravó con la decisión este jueves de Rusia de prohibir la importación de todo tipo de legumbres procedentes de países de la Unión Europea, una decisión calificada de "desproporcionada" por Bruselas y reclamó levantar este embargo.

Franckfort, Alemania, AFP/NA.

Dejá tu comentario