INTERNACIONALES |

La lucha de Cuba por la comida

Con lechugas hasta en azoteas, espera superar déficit alimentario.

A sus 65 años, Nelson Campanioni descarta ser un soñador pero trabaja sin parar en un ambicioso plan de siembra de vegetales en fincas, patios y hasta azoteas, en ciudades y sus alrededores de toda Cuba, pese a las trabas burocráticas, la falta de insumos y la sequía.

"Una revolución agroecológica", dice este guajiro, secretario ejecutivo del Programa de Agricultura Urbana y Suburbana, al estimar el plan estratégico en la reforma agrícola con que el presidente Raúl Castro pretende superar la deprimida producción de alimentos.

A 30 km al sur de La Habana, en un centro de investigaciones agrícola de Santiago de las Vegas, Campanioni explica que se busca garantizar a cada cubano 300 gramos diarios de vegetales y 60 de frutas, usando tracción animal, sin abonos minerales ni pesticidas químicos.

Todo un reto en un país de 11,2 millones de habitantes, que gasta 1.500 millones de dólares anuales en importar el 80% de sus alimentos y tiene un 50% de tierras sin cultivar, algo insostenible según el mandatario.

El plan, que comenzó a gestarse en 1997 con la visita de Raúl Castro a una huerta de alto rendimiento, recibió fuerte impulso cuando en 2008, tras asumir formalmente la presidencia en relevo de su hermano Fidel, empezó a dar tierras ociosas en usufructo, que hasta ahora suman 1,18 millones de hectáreas.

Santiago de las Vegas, Cuba, AFP/NA.

BUENOS AIRES, NA
NOTA COMPLETA PARA ABONADOS
https://www.facebook.com/AgenciaNA
https://twitter.com/NAagencia

Dejá tu comentario