NACIONALES | Mario Ishii | Congreso | COVID-19

La culpa es del otro

Por Jorge Luis Pizarro (*)

Puede definirse la culpa, como aquella emoción dolorosa producida por haber traspuesto un límite o incumplido una promesa, y por esto, haberle producido dolor o daño a otra persona. La culpa tiene una peligrosa dinámica. Sí se permanece en ella, se puede caer en la tentación de creer “ser la víctima”, es decir “se invirtieron” los roles. El paso siguiente es “no asumir la responsabilidad” de lo hecho, y por ende, no modificó el daño producido.

Resulta difícil encontrar en la historia Argentina dirigentes que hayan asumido sus errores, y por el contrario, es muy común ver en acción, a quienes les resulta muy fácil culpar a los demás. El ex presidente Macri dijo públicamente qué sería juzgado por el nivel de pobreza en el que dejara el país. Macri aumentó la pobreza cinco puntos y en 4 años desaparecieron 20.000 pequeñas y medianas empresas. El ex mandatario jamás habló o asumió sus malos resultados.

El presidente Fernández asumió en diciembre pasado, delineó un plan de trabajo en el Congreso, vino la pandemia, y de aquellas ideas iniciales, poco se sabe de cuánto quedará en pie. Frente a reiteradas preguntas, el jefe de estado ha dicho que “hay un plan” post pandemia, sin embargo, hasta el momento muy poco se sabe de él. La prioridad han sido las cuestiones sanitarias vinculadas al Covid-19 y la renegociación de la deuda. En el medio, y para amortiguar los impactos socioeconómicos, hay un puente de ayuda social del estado que no alcanza y sigue sin llegar a todos.

Trascendió, que próximamente, habría un plan de anuncios con decenas de medidas. Mientras tanto la espera es demasiado angustiante. También se habla de que llegarían cambios en el gabinete de gobierno, para que el mismo sea más eficiente, especialmente en áreas estratégicas como energía, trabajo, vivienda y seguridad.

Dicho sea de paso, en alguno de estos rubros, no sólo cuesta reconocer resultados, sino que hasta casi no se conocen las voces de los responsables. Con tanto por hacer, resulta difícil comprender cómo no hay una verdadera “tormenta de ideas”, aunque sea para debatir. El actual equipo de gobierno fue presentado como “un gabinete de científicos”, sin embargo sobre el tema más importante hasta el momento que es el Covid 19, muchos errores fueron cometidos: qué el no llegaría, que era más preocupante el dengue que el coronavirus, que el pico estaría en abril, luego en mayo, después en junio, qué habría tres picos, que la culpa es de los chetos de la Recoleta y sus reuniones, de los runners, las mateadas, la cerveza en la esquina, la reunión familiar, etcétera, etcétera, etcétera.

Sobre este aspecto, tampoco se escuchó decir nos equivocamos, y por el contrario, después de más de 4 meses de cuarentena, hemos oído demasiadas veces, que no hemos hecho las cosas bien. Otra vez la culpa es del otro. ¿Cómo será ese extraño mecanismo mental, por el cual, asumir un error y reconocerlo cueste tanto?. Asumir el error te convierte en un ser fuerte y comprometido. Y por supuesto cuando uno conoce el problema, puede empezar a buscar la solución.

Coincidiendo con gestiones anteriores, tampoco se ha resuelto la cuestión de la inseguridad, y lejos de tener funcionarios trabajando en equipo y aportando ideas, encontramos a la ministra Sabina Frederic y a Sergio Berni en una pelea de poco nivel intelectual. Mientras los funcionarios resuelven “quién manda más”, en Isidro Casanova los vecinos han advertido que ellos arreglarán el tema, en Quilmes un jubilado se defendió a los tiros de una intrusión en su propia vivienda, mató a un ladrón con prontuario y quedó comprometido seriamente en la justicia. Otro jubilado en Mar del Plata vive la misma situación, y el intendente de José C. Paz, Mario Ishii, aparece en un escandaloso video diciendo a un grupo de personas: “ Yo los tengo

que cubrir cuando están vendiendo falopa con las ambulancias”. Aquí también podríamos decir, que el intendente considera que la culpa es de “los otros”. No es la primera vez que un escándalo salpica a Mario Ishii. En el año 2014, en Coronel Bogado un pueblo situado al sur de Rosario, detuvieron un narco que era muy buscado. Su nombre, Gustavo Collado Correa, quién en el momento de ser detenido mostró una credencial que indicaba que era asesor ad honorem del legislador de la provincia de Buenos Aires Mario Ishii. La investigación estuvo a cargo de la jueza federal de San Isidro Sandra Arroyo Salgado. El aparente colaborador, era el encargado de negociar con los proveedores bolivianos la compra de la droga en Bolivia, que entraba al país por Salta para llegar a la provincia de Buenos Aires, específicamente a un depósito ubicado en la avenida Illia al 9200, en el municipio de José C. Paz. Mario Ishii, también dijo que en su territorio, el 50% de la policía estaba contaminada y el otro 50% tiene miedo.

Sobre “la falopa en las ambulancias”, la respuesta de Mario Ishii no tardó en llegar. Sin muchas luces, se justificó diciendo: “Es una frase sacada de contexto. Señoras y señores una vez más “la culpa la tiene el otro”.

(*) Periodista de Radio Rivadavia.

BUENOS AIRES, NA
NOTA COMPLETA PARA ABONADOS
https://www.facebook.com/AgenciaNA
https://twitter.com/NAagencia

Dejá tu comentario