ECONOMIA |

RSE: sustentabilidad, un eslabón para impulsar un futuro mejor

"Si bien no es conducente, ni siquiera justo, considerar que el mundo es un desastre, no podemos evitar notar que las cosas podrían marchar mucho mejor; desde una visión integradora el hombre puede estar mejor con sí mismo y con la naturaleza", asegura el especialista Fernando Solari.

Por Fernando Solari, especial para NA.

Es relativamente sencillo obtener consenso respecto de la necesidad de un cambio tanto como de que ese cambio debe ser a favor y abarcar a la comunidad íntegra para acercarla hacia la sustentabilidad.

Lo cierto es que quien se pregunte por este cambio a favor notará que son muchos los esfuerzos dedicados en ese sentido como la determinación de una gran cantidad de actores por lograrlo; tanto que pone en evidencia la ineficacia de tantos intentos.

Hay quienes están determinados a lograr el cambio como hay quienes cuentan con recursos suficientes para hacerlo posible, incluso hay aquellos que disponen de ambas cosas sin que logren los resultados esperados haciendo oportunas algunas preguntas.

Si bien no es conducente, ni siquiera justo, considerar que el mundo es un desastre, no podemos evitar notar que las cosas podrían marchar mucho mejor; desde una visión integradora el hombre puede estar mejor con sí mismo y con la naturaleza de la que forma parte siendo capaz de generar valor sin que sea otro el que los deba ceder, perdiendo su parte.

Eso es sustentabilidad y hacia allí podemos coincidir en que encontraremos un futuro mejor para todos, cada uno de nosotros, y quienes nos sucedan.

Con mirada positiva podemos encontrar un amplio margen de mejora dejando sin razones a quienes propongan mantener las cosas como están hasta ahora; si nos conviene, ¿por qué no lo hacemos?

Quizás ocurra que queremos pero no podemos; ya que es factible notar desde la necesidad de un cambio positivo hasta la conveniencia de que ese cambio ocurra y nos abarque, y sin embargo el cambio no ocurre poniendo en evidencia algo que falla en el proceso.
.
Proceso en cadena.
.
El proceso depende de pasos encadenados que se pueden sintetizar en la detección de la necesidad de cambio (o del problema a resolver), en la identificación de los actores clave, en la disponibilidad de los recursos necesarios para que el cambio ocurra y en la implementación del cambio con todo lo necesario para que los resultados se sostengan y progresen.

La necesidad de cambio suele ser sencilla de identificar como ocurre con el cuidado ecológico ineludible para todos los sectores que comparten la misma geografía, por tomar sólo un ejemplo entre muchos.

En la identificación de actores claves hay un margen más amplio del que se podría esperar en relación con todos aquellos que puedan ser considerados responsables de aquello que reclama cambios; aunque la esperanza se concentra en que sea la conveniencia de ese mismo cambio la que los lleve a modificar su postura.

Respecto de la disponibilidad de los recursos necesarios parecería ser la variable con mayores fuentes disponibles si consideramos las fortunas crecientes que los megamillonarios, empresas y personas comunes ponen a disposición de los cambios sustentables de valor como de los voluntarios de todo origen dispuestos a sumar su esfuerzo a favor de la comunidad.

En cuanto a la implementación del cambio para que las cosas ocurran quizás se encuentre el eslabón débil (y hasta en algunos casos faltante) debido a que, por alguna razón, se sigue haciendo foco en mostrar el problema de forma tal que transmita culpa y reclamar la solución sin detenerse en que hay un necesario e inevitable cómo requerido para que las cosas ocurran.

Si la necesidad de cambio la planteamos desde la culpa vamos a encontrar excusas o indiferencia, si la dejamos librada a la interpretación vamos a encontrar desencuentros, si la planteamos desde la obligación vamos a encontrar justificaciones; si tan solo mostramos con claridad lo que pretendemos y las razones de valor -abarcadoras- que mejorarán con el cambio con sólo transmitir el cómo será simple llevarlo a cabo.

El cambio -para mejor- es posible, y solemos tenerlo en frente nuestro, pero requiere de franqueza y claridad para que se note su valor y sea comprensible la disponibilidad de resultados que nos ofrece para que lo tomemos con naturalidad y lo ejecutemos con eficacia.

fernando@solariScope.com

Buenos Aires, NA.


Dejá tu comentario