NACIONALES | San Isidro | San Fernando | Maradona

Cómo fueron las últimas horas de Maradona

La fiscalía pudo establecer que la última persona que vio con vida a Diego fue su sobrino, el martes a las 23:00.

Todo parece indicar que Diego Armando Maradona murió mientras dormía. Eso se desprende de la investigació que está llevando adelante la Fiscalía de San Isidro.

El fiscal general de San Isidro, John Broyad, dispuso la creación de un grupo de trabajo, conformado por los fiscales Patricio Ferrari, Cosme Iribarren y Laura Capra para que coordinadamente realicen las diligencias que sean menester.

Los fiscales actuantes se presentaron en la casa del Barrio Privado San Andrés, ubicado en la localidad de Benavidez, luego de que a las 13:20 se confirmara que Maradona estaba muerto.

"Desde allí se dispuso la realización simultanea de medidas tendientes a establecer las circunstancias que rodearon el deceso, la preservación del lugar del hecho y la contención de los familiares, con la presencia de personal del Centro de Asistencia a la Victima", la informó la Fiscalía General.

"En ese contexto, a las 16.00 personal jerarquizado de distintas delegaciones dependientes de la Superintendencia de Policía Científica realizo su labor en la vivienda supervisada por los fiscales actuantes. Luego se dispuso el traslado del cuerpo a la Morgue de San Fernando fijándose horario de inicio de autopsia a partir de las 18.00, habida cuenta la conmoción pública que el caso trae aparejada", agregó el comunicado.

De los testimonios recogidos por los fiscales se pudo determinar que la última persona que lo vio con vida fue su sobrino el martes a las 23:00.

Ya en la mañana del miércoles, se encontraban en la casa su sobrino, su asistente, un empleado contratado para su seguridad, una enfermera y una cocinera.

Poco después de las 11.30, llegaron el psicólogo y la psiquiatra del ex futbolista, quienes ingresaron a la habitación. Intentaron hablar con Maradona, quien aparentaba estar dormido y no respondía. Entonces llamaron al sobrino y al asistente para que intentaran despertarlo y sin observar, en principio, la existencia de signos vitales. Luego, la enfermera y la psiquiatra hicieron maniobras de RCP infructuosas.

"Desde la casa solicitaron la presencia de ambulancias de distintas prestadoras y en ese interregno piden un medico en la guardia, concurriendo uno cirujano vecino del barrio. Éste arriba y prosigue con las maniobras de reanimación. Cuando llegan las ambulancias los médicos prosiguieron con las maniobras, aplicaron ampollas de adrenalina y atropina", continuó la Fiscalía.

Pero no había mucho más por hacer: Maradona estaba muerto.

BUENOS AIRES, NA
NOTA COMPLETA PARA ABONADOS
https://www.facebook.com/AgenciaNA
https://twitter.com/NAagencia

Dejá tu comentario