Sergio Schoklender se defiende y apunta a la prensa

"Todo lo que tengo me lo gano con trabajo", dijo el ex apoderado de las Madres de Plaza de Mayo. Denunció que ayer dos "periodistas de Clarín" ingresaron por la fuerza a su oficina.

El ex apoderado de las Madres de Plaza de Mayo Sergio Schoklender afirmó esta mañana que las acusaciones en su contra por supuesto lavado de dinero son "un disparate", y aseguró que la Fundación liderada por Hebe de Bonafini no lo defiende porque su política consiste en "no contestar infamias".

"Las Madres no contestan infamias. Además, los que me acusan son una lista enorme de medios y periodistas con los que las Madres no hablan. Ahora, en mi caso, cuando me pegan a mí, yo salgo a contestar", dijo Schoklender.

Denunció también que ayer "se metieron dos periodistas de Clarín por la fuerza a mi oficina, revolvieron cajones y se fueron. Tuve que llamar a la Policía, pero no sé lo que se llevaron.
Venían con las credenciales del Grupo Clarín".

Aseguró que no tiene "miedo" de lo que la Justicia pueda determinar por el presunto caso de lavado de dinero y afirmó que si no estuviera seguro de lo que hace, diría: "Vendo todo y me voy a otro lugar donde me están requiriendo".

En declaraciones a radio La Red, el ex apoderado de la fundación defensora de los Derechos Humanos afirmó que "cuanto más se pueda preservar a las Madres de estas acusaciones canallescas, tenemos que hacerlo. Las Madres no se merecen esto".

Schoklender defendió a la Fundación y aseguró que en las denuncias que lo incriminaron con un presunto caso de lavado de dinero "hubo una intencionalidad de algunos sectores que dijeron: Le pegamos a Schoklender para pegarle a las Madres y atacar a la gestión del Gobierno nacional".

Sostuvo también que él gana "muy bien", pero aclaró que lo hace con su trabajo, y aseguró: "No robo ni un peso de ningún lado. Todo lo que gano ahora se reinvierte en maquinaria y herramientas para llevar adelante proyectos personales".

Buenos Aires, NA.

Dejá tu comentario