Sociedad |

Tuerto con prisión domiciliaria fue a cabaret, corrió picada y murió

Tenía 33 años y purgaba una condena por robo y homicidio calificado. Salía del cabaret y se prendió en una picada, pero perdió el control de su vehículo. Había perdido un ojo en una pelea, dentro de un penal.

Un hombre de 33 años que tenía prisión domiciliaria por una causa de robo y homicidio calificado, murió esta mañana luego de perder el control de su auto cuando corría picadas en la Ruta 22 en sentido Plottier-Neuquén, tras salir de un cabaret.

El accidente se produjo este martes a las 6.45, cuando el hombre, identificado como Walter Vilte, circulaba en un Volkswagen Gol de color blanco a alta velocidad.

En ese momento perdió el control pasando el semáforo de calle Solalique chocando contra todo lo que tuvo adelante cayendo a la calle Lastra, justo frente a la terminal de ómnibus, tras derribar dos postes de alumbrado público y un árbol.

Vilte tenía prisión domiciliaria en el barrio Progreso de Neuquén por una causa de robo y homicidio calificado, indicaron varios medios locales.

En el lugar intervino personal de la Policía, de Bomberos, que debió arrancar las puertas del lado derecho para sacar al conductor, y del SIEN, que lo trasladó al hospital regional con politraumatismos graves.

Pese a los intentos de los facultativos por salvarle la vida, Vilte falleció en el nosocomio a las 8.30.

Según informó la policía, el hombre viajaba solo en el Volkwagen Gol y salió de la ruta hacia la calle J.J.
Lastra sin la intervención de otro vehículo, chocó y derribó un árbol de pequeño tamaño y dos postes de alumbrado público.

Luego se confirmó que mientras estuvo detenido en la unidad penitenciaria 22 de Cutral Co, Vilte perdió un ojo en una pelea en noviembre pasado.

Neuquén, NA.

NOTA COMPLETA SOLO PARA ABONADOS.

Dejá tu comentario